Una de las partes fundamentales de cualquier entrenamiento es el correcto uso de los aparatos de gimnasio, ya que su función se basa en aislar el trabajo de cada uno de los grupos musculares. Pero para sacar el mejor provecho debes saber cómo usarlos correctamente.

Uno de los errores más frecuentes es empezar su programa sin ayuda. Para empezar con una rutina definida y adaptada a tu nivel, es necesario por no decir imprescindible que consultes un coach. Nunca empieces a usar las máquinas sin calentamiento previo: sea cual sea la intensidad de tu actividad, necesitas preparar tu cuerpo. Además de estirar y calentar, hidrátate masivamente y procura no comer antes del ejercicio.

 

APARATOS PARA BAJAR DE PESO

Son los que te permiten hacer ejercicios cardio y originan una mayor quema de calorías. Los puedes utilizar para calentar o al final de tu rutina de ejercicios, todo dependiendo de tus objetivos. Entre los más populares se pueden mencionar las siguientes:

La bicicleta estática: para utilizarla tienes que pararte a su lado y acomodar el asiento a la altura de tu cadera. Una vez arriba de la bici tu pierna no debe quedar estirada por completo, pero tampoco tus rodillas deben tocar el manubrio.

Banda para correr: Debes comenzar por caminar y después a correr suavemente, ve aumentando el ritmo paulatinamente hasta llegar a la velocidad deseada.

 

APARATOS DE GIMNASIO

Cada uno de ellos está destinado a ejercitar un determinado grupo de músculos. Antes de iniciar cualquier rutina de ejercicios es importante que conozcas la técnica para utilizar los aparatos, es decir, la posición, distancia, movimiento y fuerza que debes imprimir en cada repetición.

La máquina de remo: Apoya el talón sobre el pedal y ajusta el pie con las correas. La espalda debe ir siempre recta, son las caderas las que se flexionan y realizan el movimiento. Los brazos siempre fijados al cuerpo, sin abrir las axilas, y los codos por debajo de los hombros: tira de la polea hasta que tus pulgares rocen el estómago. Las piernas nunca deben quedar estiradas del todo y no tienes que balancear el cuerpo hacia atrás para coger fuerza.

Prensa de pierna: su uso es principalmente en posición sentada. Con la espalda apoyada, tienes que flexionar las rodillas para formar un ángulo de 90 grados. Empuja «la carga» tendiendo las piernas en movimientos repetidos.

 

No te desesperes, si eres constante con el uso de los aparatos de gimnasio los resultados llegarán. Recuerda que al hacer un correcto uso de las máquinas podrás gozar de todos los beneficios que ofrecen, estarás asegurando el correcto trabajo de los músculos y eso permitirá mejores resultados en busca de tu objeto

×

Powered by WhatsApp Chat

× WhatsApp